Noticias Destacadas

 

Ver Listado


Mandatario ofrece conferencia sobre tecnologías de la información y comunicación en el Perú



16/09/2009


Fuente: ANDINA

El presidente Alan García Pérez ofreció una conferencia magistral sobre el impacto del desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en el Perú, en el marco del I Encuentro Internacional del TIC y Turismo, que se desarrollará en Lima entre este miércoles y jueves próximos.

La exposición del mandatario desarrolló uno de los principales temas de su libro “Modernidad y Política en el siglo XXI, globalización con justicia social”, en el que  propone el relanzamiento de la política para el futuro como el derecho colectivo de proponer metas a la sociedad y como respuesta al pedido de los pueblos por la justicia y el desarrollo, una política de soluciones concretas y en el que las TIC cumplen un rol fundamental.
      
En la jornada en el auditorio de Telefónica, en Santa Beatriz, se presentaró el libro "El papel de las TIC en el desarrollo propuesto de América Latina a los retos económicos actuales”, de Raúl Jatz, experto internacional,  investigador de las TIC y profesor del Columbia Business School.
      
En la publicación se plantea como uno de los principales argumentos el contexto de la crisis económica y financiera mundial como el mejor escenario para revalorar la importancia de las TIC, pues constituyen un factor dinamizador capaz de generar múltiples efectos positivos en el sistema económico de distintos países.

PALABRAS DEL SEÑOR PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, ALAN GARCÍA, EN CONFERENCIA MAGISTRAL SOBRE EL IMPACTO DEL DESARROLLO DE LAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y LA COMUNICACIÓN

Auditorio de Telefónica, Santa Beatriz, Lima
15 de Setiembre de 2009
 
En primer lugar debo decirles que me siento a la vez honrado al tiempo que abrumado por esto de presentar una conferencia magistral.

Creo que lo escuchado, la sintética exposición que de su libro ha hecho el señor Raúl Jatzhi, nos releva de decir muchas cosas en cuanto a esta asociación clarísima de causa-efecto que existe en la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación de este tiempo y el desarrollo productivo del empleo y, lo que es más importante, de la calidad de lo producido y de la calidad del empleo.

En el libro de manera documentada, muy bien sustentada, se encuentran todos los cuadros y cifras que comprueban esta tesis, a más tecnología, información y de comunicación mayor generación de producción, de mercado y de empleo.

Yo quisiera referirme a otros aspectos relacionados a la tecnología de la información y de la comunicación que no son los estrictamente productivistas o económicos sino que tienen que ver, como lo ha reclamado Javier Manzanares,  con el que detrás de cada instrumento de información y comunicación existe un ser humano.

¿Cuáles son las consecuencias para los seres humanos del uso, la extensión, la universalización de las tecnologías de información y de comunicación?; yo he dicho universalización porque la preocupación por las tecnologías de Información nacen de un proceso al cual asistimos y del cual participamos desde hace ya más de 30 años, sin cobrar conciencia exacta de lo que estábamos viviendo, del capítulo de la historia humana que estábamos abriendo.

Hace más de 30 años comenzó con mucha fuerza un nuevo proceso de globalización en la historia humana, digo nuevo proceso de globalización porque han sido varios los intentos de articulación global de la economía, de los sistemas políticos y sociales de la historia humana.

Pero, evidentemente, el último, el que estamos viviendo, es el más acabado y el más completo; vocación globalizante tuvo el imperio romano, vocación global tuvieron las carabelas de Colón y el establecimiento del gran imperio de Carlos Quinto ó Carlos Primero, vocación global  tuvo la gran Inglaterra con el dominio de los mares y los productos; pero por primera vez en la historia la globalización como un impulso externo cuenta con un apoyo en cada uno de los seres humanos, no es una globalización invasiva, es una globalización que tiene una raíz en cada hogar y en cada ser humano y es la tecnología de la información y las comunicaciones.

Lo que está permitiendo que aumente vigorosamente, aceleradamente el mercado mundial, es que todos contamos ahora con un instrumento que nos permite ser actores en ese mercado mundial.

Otros esfuerzos de globalización fueron externos a los seres humanos, éste es un esfuerzo de globalización que tiene que ver con el uso que cada uno de nosotros hace de su internet, de su banda ancha, de su teléfono satelital; porque eso nos permite participar activamente en el proceso de la globalización mundial y no ser solamente objeto de la globalización que alguna gran nación o algún gran navegante hace; esa es la inmensa diferencia entre los procesos de globalización de antes y el proceso en el que estamos viviendo.

Hoy día estos instrumentos sonoros que a veces interrumpen conferencias, estos instrumentos de comunicación instantánea están en manos de todos y eso es lo importante, y permiten que cada uno haga uso o abuso de él pero participe, actúe y sea un protagonista del proceso de globalización; esa es la inmensa diferencia.

El mercado mundial comenzó a crecer súbitamente y todos se preocupan ¿por qué crece?, ¿es que están creciendo las líneas de navegación, es que está creciendo el  consumo mundial?, pero eso solo trasladaba la pregunta ¿por qué crecen las líneas de navegación, y por qué crece el consumo mundial?, fundamentalmente porque habían surgido instrumentos de inmensa velocidad y de individualización en el uso de esos instrumentos que antes no existieron, y eso es lo que coordinada, concertadamente o inconcientemente contribuía a aumentar brutalmente el crecimiento del producto mundial y la globalización y la creación de un mercado único donde lo primero a ser globalizado fue la información y lo segundo el deseo de consumir aquello que se consumía en otra parte y en tercer lugar la evidencia de que nadie tiene un mercado propio que defender porque cualquier productor de otra parte del mundo puede asaltar ese mercado como puede ocurrir en viceversa, que desde aquí se asalte un mercado externo, las fronteras comenzaron a caer, los Estados a reducir sus capacidades de acción económica y presencia y se consolidó esto que ahora llamamos la globalización que está sustentada en las tecnologías de la información y de la comunicación en este tiempo.

Y esto deja una segunda consecuencia, a lo largo de la historia humana ha sido la propia fuerza humana del individuo la energía básica al comienzo en los cazadores, pescadores y recolectores que narra la escuela; otros aprovecharon fuerzas humanas ajenas y surgió la esclavitud, otros aprovecharon la fuerza animal durante siglos y también la fuerza del viento como energías básicas para movilizar la producción, para movilizar la economía y las sociedades; más adelante los motores a vapor, los motores explosión.

Hoy día la energía básica que moviliza el mundo es información pura, ese es el secreto inmenso que nos diferencia de otros tiempos, ya no es el combustible fósil, a pesar de la inmensa riqueza que algunos tienen en combustibles fósiles, hoy día es la información, la inteligencia; lo demuestra el comercio del mundo conforme avanzan las tecnologías de la información y también el comercio al interior de las sociedades, ya no mueve quantum, ya no mueve cantidades de materias primas como la mayor parte del valor comerciado sino mueve inteligencia.

Un automóvil vale mucho más por la robótica que encierra que por la suma de plástico, de metal o de madera que tenga; lo que hoy se comercia en el mundo es fundamentalmente inteligencia, tecnología, y eso significa que nosotros a través de las tecnologías de la información y la comunicación comenzamos a vender exactamente eso, tecnología de la información y de la comunicación, vamos a ver.

Esto significa que la naturaleza del ser humano está cambiando justamente por esto, oiga vivimos todos bajo el paradigma, poco complejo del ADN, ¿qué cosa es el ADN?, el ADN es información pura; el ADN es un conjunto de informaciones que viene dentro de un continente que es la espiral doble, que es información pura, es decir la información se identifica a sí misma en el ADN, no es nada más.

En el caso de la energía que mueve este tiempo y este mundo es producción convertida en información y viceversa, estamos bajo el paradigma del ADN y bajo del paradigma de la información, parece complejo pero es cierto.

Hay un autor imaginativo que se llama o apellida Rifkin, Jeremy Rifkin, que ha escrito la "Economía del hidrógeno", algunos la conocen, donde sostiene que finalmente del hidrógeno puro encontraremos energías para movilizar la producción del mundo.

Lo que esta diciendo es lo que vengo de decir, que la energía que mueve el mundo es inmaterial y ese es el secreto de la información y de las comunicaciones que son inmateriales y que vuelven al comercio mundial cada vez más inmaterial. Tiene mucha más riqueza el que tiene más información que el dueño de la mayor mina de oro que puede estar completamente incomunicado con el resto del mundo.

Hoy en el mundo el que está comunicado e informado vale mucho más que el que acumula materias primas, que tenían valor en los años 30, en los años 20, allá en la juventud de Arturo Woodman Pollit; entonces, las materias primas tenían mucho mayor valor, hoy es la información, hoy es la inteligencia pura.

Pero todo esto cambia la naturaleza misma del ser humano, a ver, un ser humano es un hombre que tiene un continente físico, biológico, está situado. Cuando uno dice pienso luego existo, se olvida de decir pienso desde aquí, desde estas maderas, y en este momento, soy un ser humano situado.

Y la mejor forma de establecer la situación es el domicilio. Cuando yo tenía un teléfono domiciliario de línea fija, estaba situado y ubicado en mi domicilio, pero cuando llevo el teléfono en el bolsillo llevo mi domicilio encima de mí mismo, ¿comprenden el cambio?; el cambio es extraordinario porque des-domicilia al ser humano, lo desmaterializa, pero además le otorga una posibilidad gigantesca que es la instantaneidad.

Cuando Carlos Quinto o Felipe Segundo enviaban cartas a sus virreinatos aquí, sin mencionar al señor Manzanares, llegaban en cinco meses de navegación, de cruce del istmo de Panamá y navegación nueva; hoy día todo puede llegar en una décima de segundo, porque esta es la fuerza inmensa de la tecnología de la información que permite acumular millones de datos en un espacio que no se ve y transmitirlos en un tiempo que no se siente, eso es lo que está creando la globalización y está transformando la molécula misma del ser humano.

Pero un ser humano con un teléfono y con un internet no es solamente un ser instantáneo, es un ser ubicuo, por una razón muy simple, no me refiero a la ubicuidad política que es una perversión que a veces existe, estar en muchos lugares y en muchos partidos a la vez o sucesivamente, sino me refiero a que hoy si tengo varios destinos de mi internet, ya no hablo con esta persona y ella habla conmigo, puedo hablar con todos a la ves y distribuirles a todos la misma información, de instantáneo me vuelvo ubicuo, estoy en muchas partes a la vez sin necesidad de ser San Martín de Porres, cuya santidad fue establecida por esa condición, estar en diferentes lugares al mismo tiempo, bueno habrá que atribuirle esa santidad a Internet que nos permite estar en miles de partes o millones a veces al mismo tiempo, de informarle lo mismo a todos, pero la consecuencia es terrible; cuando yo puedo informar a muchos de algo que es riqueza porque es información, les entrego riqueza pero no la pierdo, allí está el enorme secreto que para el futuro tiene la tecnología de la información.

Si la información es la energía que mueve el mundo, es la riqueza fundamental, es decir, traducida en otros términos, la información y el conocimiento y si yo puedo distribuirlo a todos sin perderlo yo, a dónde queda el concepto de la justicia que decía: para que tú tengas esto, tengo que dejar de tenerlo yo.

Hoy con estos conceptos nuevos y esta tecnología todos pueden tener lo mismo que yo tengo y yo no lo he perdido, eso cambia el concepto de la justicia social de una manera extraordinaria solo que no nos estamos dando cuenta porque vivimos todavía en la lentitud de pensamiento del siglo XIX y hasta del siglo XVIII.

Instantaneidad, ubicuidad, conceptos nuevos de justicia, pero también interactividad. Lo dramático de la información anterior es que yo la recibo y otro la emite; estamos camino a un sistema en la cual ambos emitimos.

Panamericana Televisión en 1958 emitía, yo recibía; dentro de muy poco tiempo que espero con ansiedad yo podré intervenir en mi pantalla tactil en los contenidos de Panamericana Televisión y decirle al que está hablando no estoy de acuerdo con lo que dices y para ser transparentes las cosas hacer que salga en la pantalla, 90 por ciento no está de acuerdo en las cosas que está diciendo tu noticiero, eso es interactividad, que antes no existía y que va a existir gracias a estas extraordinarias tecnologías, pero todo eso cambia la esencia del ser humano.

El ser humano sigue teniendo cuerpo, sigue naciendo, sigue muriendo, sigue durando 50 años, ó 60 ó 70, algunos más de 90 pero su vida cambia, porque en 90 años puede hacer muchísimo más que lo que hizo otro, que hace un siglo cumplió 90 años también.

De manera que la vida no es sólo un espacio de años contados sino la intensidad esencial de lo que se vive en esos años.

Yo quisiera para complementar un poco lo que aquí se ha dicho que suscribo y que apoyo naturalmente, necesitamos políticas públicas para impulsar la banda ancha, necesitamos que nuestras pequeñas y microempresas suban a la velocidad de la comunicación porque solo de esa manera dejarán de ser pequeñas y micro empresas, y después discutiremos de eso, pero quisiera plantear algunos paradigmas conceptuales o referenciales, grandes conceptos que en mi opinión son los que traen toda esta transformación que es la noche y el día en la historia humana.

En primer lugar caminamos hacia la libertad, durante largos siglos, personajes cubiertos con capuchas y al interior del monasterio eran los únicos autorizados a tener en sus manos y a leer los santos evangelios, cualquiera de nosotros, humilde aldeano, campesino, carretero o leñador no podía leer la Biblia;  cuando Lutero estableció el derecho a la libre interpretación y el derecho la lectura directa de la biblia por todos los seres humanos que se consideraran cristianos construyó la democracia sin comprenderlo porque nos es iguales a todos en capacidad de hablar o de leer la palabra de Dios.

El que descubrió el internet o el teléfono celular ha hecho el mismo trabajo que Lutero, nos permite a todos estar en contacto directo con las cosas con las cosas, con las informaciones, sin necesidad de intermediarios de órdenes monásticas que  lean la Biblia por nosotros y nos las traduzcan en sus palabras; yo leo la Biblia, yo veo el 11 de setiembre como se estrellan los aviones, yo interpreto de acuerdo a mis condiciones porqué se estrellaron los aviones, estoy en comunicación directa con la realidad y con el mundo, eso se llama libertad; no acepto intermediarios, no me afilio a un partido como hace 80 años como quien entra a una secta monacal obedeciendo todas los órdenes vitales, los votos y los compromisos, ya pasó.

No me afilio a una religión obedeciéndola, me persigno en las iglesias pero dejo de cumplir todo lo que es religión dice, por consiguiente nosotros tenemos hoy mucho mayor libertad gracias a estas tecnologías que nos permiten dejar de lado a los intermediarios que siempre han existido.

¿Qué cosa eran las ideologías? desde la ideología más primitiva que es la ideología racista, la raza aria es la raza primordial hay que hacer imperio en el mundo, esa es una ideología, completa, cabal, absoluta; el marxismo es otra ideología, la economía lo domina todo, determina la contraposición y la contradicción al interior de los  sistemas que se suceden y todos conducen necesariamente hacia el comunismo superior y científico, esa es una ideología completa; bueno hoy día nadie acepta eso porque en la tecnología de la información y el conocimiento nos traen información segmentada que no acepta articularse en conjuntos absolutos ni en iglesias ni en partidos; uno puede votar por este hoy y votar por el otro mañana y no siente que traicionó nada porque no se traiciona a si mismo que es lo fundamental.

Entonces el paradigma de Lutero está detrás o es un ejemplo parecido al  paradigma del internet, del teléfono celular y del acercamiento del ser humano a las cosas de la realidad; éste es el primer tema.

El segundo tema como he dicho ya es que la propiedad se vuelve participable, lo que es mío es tuyo sin dejar de ser mío; y no es una especie de cooperativismo generalizado porque tú lo tienes completo la información, puedes tener la información respecto a un tema, la tienes, y yo también y se la he entregado a  millones de personas, por consiguiente la justicia no es me desprendo de esto para que tu lo tengas, la justicia es no me desprendo de esto y tú lo tienes también; algo como lo que dijo Hay de la Torre en 1945, el problema no es quitarle la riqueza al que la tiene sino crearla  para el que no la tiene, algo parecido.

En tercer lugar un paradigma importante es el siguiente en términos económicos,  existieron siempre los liberales, los neoclásicos, los antiliberales; unos defendían el sistema de mercado, el libre mercado, la oferta y la demanda que se equilibran a sí mismas, y otros respondían eso sería realidad si hubiera una información perfecta  en todos los actores y consumidores pero como no la hay alguien manipula y no hay una mano oculta en la economía sino una mano que se oculta en la economía.

La tecnología de la información y de las comunicaciones contribuye a la perfectibilidad del mercado y contribuye evidentemente a que los consumidores  tengan mucho mayor presencia cada vez y sean más importantes que los productores  hoy en el mundo.

De manera que la consecuencia extraordinaria de las tecnologías de la información y las comunicaciones es que ha dado respuesta a un tema desde Adán Smith de hace más de dos siglos, podemos acercarnos al mercado con mayor confianza desde el momento en que todos podemos estar más informados respecto a él.

Y como mencionó usted, y se lo agradezco, en mi texto del año 2002, anunciando todo esto, había escrito algo esencial, no hay producción sin información, es elemental, para quién produzco si nadie sabe lo que produzco; y si no me lo pide  alguien de mi país o del otro lado del mundo a través de su internet o de su teléfono celular ¿para quién produzco?, de lo que se desprende algo fundamental, hay, atención señores economistas, hay una insuficiencia en la rotación del capital y de los medios de pago por falta de información; con el mismo stock de capital y de medios de pago que tenemos podríamos aumentar muchísimo más el crecimiento económico si tuviéramos más información, dicho en otras palabras lo que el libro expresa.

Cuando un fabricante de quesos de Yungullo o de Ayaviri, capital de la ganadería del Perú, así se reclama, hace conocer que produce quesos a una población, a la población de Salas, allá en Lambayeque, podrá tener una demanda para sus quesos, eso no existía antes que lo hiciera conocer y viceversa; la información es la que genera la producción y yo derivo de eso que no hay trabajo sin información, lo que hay es esclavitud; la información es la que permite que el trabajador trabaje aquí o trabaje allá y haga valer sus capacidades de formación y de información en cualquiera de los dos lugares; si el trabajador no tiene ni información ni formación está condenado a quedarse en el mismo sitio para siempre, eso decían que es un derecho, yo creo que es una condena, lo que llaman algunos estabilidad absoluta en el fondo no es más que lo que Carlos Marx había dicho en su tomo primero, un trabajador que durante 30 ó 40 años hace el mismo movimiento mecánico durante todo el tiempo de su vida no se puede sentir privilegiado porque no lo puedan separarlo de ese empleo, al contrario, está condenado a ese empleo porque no tiene ni información ni formación; el que la tiene es empleable en cualquier lugar y yo no llamo trabajo a lo que es condena sino al ejercicio voluntario de cada ser humano de expresarse a través de su creación.

Por eso no hay producción sin información ni trabajo sin información y creo que no es absurdo decir que a mayor información nace el stock de capital, nace el mercado y por consiguiente la producción.

Y la consecuencia de eso, diré en cuarto lugar es que hay un costo humano y social, se reduce el rol de la autoridad; la libertad que dan las tecnologías de la información y la comunicación desacraliza la autoridad; antes por ejemplo, voy a entrar a un ejemplo pedestre, simple; uno se inclinaba reverente ante el médico misterioso, que además era más misterioso porque escribía garabatos indescifrables de su ciencia, de su arte medioeval, herencia medioeval de escribir en garabatos, hay otros que sin ser médicos escriben garabatos también señor Jatzhi, en la política peruana; entonces un se inclinaba reverente ante la ciencia de este médico extraordinario,  ¿quieren que les diga algo? Si uno se pone a estudiar por tiene donde está la información, en esa especie de biblioteca de Alejandría interminable que llega a mi casa, resulta que cuando uno va al médico  a veces le habla de remedios que el médico todavía no conoce y su autoridad se derrumba ante uno, está desacralizada la autoridad,  o sólo médicos, ah; también algunos señores cuando me hablan de las corrientes del mar frente a Lima, bueno, todo eso está en el internet, los estudios batimétricos  que son dos y que están en el internet, el que los leyó se da cuenta que el otro está hablando  buceando en su improvisación; por consiguiente el título, la autoridad se derrumban ¿por qué?, porque uno tiene más información.

Ah, esto trae problemas y en todas las órdenes de cosas, políticas, religiosas, uno tiene más información de ellos, ellos de nosotros y por consiguiente uno puede sentirse mucho más libre de su enorme autoridad que lo hubiera condenado a la hoguera hace apenas 4 siglos.

Esa es una de las consecuencias antropológicas de la tecnología de la información y de la comunicación.

Otra es poner en duda eso que dice pequeña y micro empresa, ¿qué cosa es pequeño en este tiempo, que cosa es pequeño?, acá apareció un día un señor, ciertamente también pequeño de estatura, pero pequeño al origen, de nombre Jack Ma, un chino que descubrió que a través del internet él podía articular el trabajo de todos los demás y de tener una micro empresa con una computadora pasó a ser  dueño de 30 mil millones constituidos por el trabajo de equis micro empresas de todas partes y además se adueñó ordenadamente del mercado de muchos otros lugares, y esto no le costó más que algunos meses, ¿qué cosa es pequeño?, si yo estoy en una micro empresa pero abordo una tecnología a través del internet, de la información o procesos de producción que equivalen a la tecnología a través del internet y los aplico ¿soy pequeño?

La tecnología de la información y de la comunicación obviamente vuelve muy relativo eso de grande y pequeño, me incluyo en eso también; de manera que estas son consecuencias conceptuales que es lo importante ver a donde está apuntando  todo esto, no solamente ver cuáles son las consecuencias económicas de aplicar eso, ciertamente.

Oiga, estábamos inaugurado un tramo de la Carretera Interoceánica en el pueblo de Catac, en el Cusco, y ya lo he contado alguna vez, perdonen si alguien lo escuchó,  y había un alcalde, no como el señor Pichardo, sino un alcalde vestido de alcalde cusqueño, con ojotas, con chullo, con poncho y se hablaba en quechua, nos ponía a todos en graves problemas entender, decía bueno, será un alcalde de este pueblo de Catac, profundo y autóctono, cuando me iba a tocar dar el discurso a mí sonó un teléfono y el alcalde sacó el teléfono celular debajo del poncho, se comunicaba en perfecto castellano.

Es decir, creo que en el concepto de lo pequeño y lo grande está totalmente transtornado por estas tecnologías como lo está también el concepto de la vida larga; hoy día  el principio es la obsolescencia, la precariedad, lo pasajero; claro, yo puedo hacer en este momento una fábrica de arreglos florales hechos por Alan García, espero que tenga algún éxito, y ganar un espacio de mercado en algunos lugares hasta que alguien haga mejores arreglos florales dentro de dos semanas, de manera que mi empresa de arreglos  florales será precaria, pasajera, momentánea; no hay que tener temor a eso,  al contrario; la empresa, no me refiero a Telefónica,  la empresa larga es un dinosaurio en este tiempo, la que tiene 200 años de existencia es un monstruo de museo o se está quedando porque es monopólico o algo, no sé; la esencia es el cambio, es el verse  asaltado en todo momento y desde todas partes por nuevas empresas, nuevas tecnologías; y la esencia de la vida es la precariedad económica, lo pasajero; y cuando uno tiene que cambiar tiene que cambiar.

Entonces el concepto de la estabilidad y de la vida larga de Panamericana, ya no voy a hablar mucho de Panamericana, Canal 4 ya, es absolutamente relativo cuando en este tiempo justamente porque las cosas pasan y se transmiten tan  rápido todo está llamado a cambiar y súbitamente.

Hay, yo diré, de la lectura del libro, un sexto paradigma incontestable, más trabajadores en la tecnología de la información y la comunicación más stocks de inversión en la tecnología de información y la comunicación más desarrollo, más  producción. Ese es un círculo  virtuoso, es incontestable, las cifras lo prueban y es evidente que uno de los grandes motores, como comencé diciendo, la energía inmaterial es lo que está moviendo al mundo y generando producción, consumo y trabajo.

Y hay un segundo círculo virtuoso que es muy simple, más información tiene uno más capacidad tiene de adquirir información, parece de Perogrullo eso ¿no?; pero de hecho más sabe uno más rápidamente puede saber más; es un principio  fundamental.

De manera que en la carrera de incorporar tecnología de información más se incorpora mayor es la velocidad incandescente, astrológica de la velocidad con la que se sigue incorporando información, a eso le llamo masa crítica; nosotros estamos a punto de alcanzar la masa crítica en información y en capital, China ya la alcanzó hace mucho, por eso produce Jack Ma y por eso, a pesar de la crisis,  sigue atrayendo asteroides que son las inversiones que van llegando, ya alcanzó una masa crítica, es el sol, todo lo demás puede estar en crisis y enfriarse pero el sol, porque tiene masa crítica, sigue atrayendo cuerpos hacia él por su gravedad; nosotros todavía.

Y recuerden siempre más sabe usted más fácilmente podrá saber más, más información tiene la sociedad mayor cantidad de información podrá seguir inyectándose a sí misma en nuevas tecnologías.

Finalmente, de todo esto ¿a dónde conduce el camino por el que vamos?, conduce a una sociedad mucho más libre, mucho más laica donde la duda metódica, la duda cartesiana, es la esencia; donde la hipótesis, que no es la tesis sino la hipótesis, es el sentido de todo porque todo pasa, todo cambia con inmensa velocidad y donde nadie, de aquí a unos años, se afilia a ningún cónclave, a ninguna gran ideología, a ninguna gran religión para siempre, donde va cambiando toda institución humana;  ¿porqué creen,  por qué creen estas extrañas coincidencias que hay que leer  como un quipu antiguo entre mayor velocidad de tecnología de información y comunicación y, de pronto,  se propone por allí el divorcio rápido?; el divorcio era un tema de años porque el Estado se cuidaba que nadie se divorcie y la religión también, ahora usted va y se divorcia en dos horas en el municipio, eso es tecnología de información y de comunicación, o por falta de comunicación es una tecnología pata divorciarse rápido, pero lo cierto es que está transformándose la esencia de todas las instituciones.

Naturalmente en esta sociedad laica, dudosa en el sentido racional de duda hipotética y metódica, nosotros tenemos que buscar mantener ciertos valores porque el ser humano no es solamente una confrontación con la realidad sino una confrontación consigo mismo es siempre un deber ser en el estilo kantiano.

Pero, insisto en algo, hemos pasado, como dirían los viejos marxistas, a un modo de producción cuyas fuerzas técnicas básicas son inmateriales, se llama la información y todo eso tiene traducción en la política misma, traducción en la velocidad de las instituciones y afortunadamente traducción en la creación pletórica y extraordinaria de producción y de trabajo y apunta a un solo destino, la humanidad tiende siempre a ser más libre hacia adelante y lo que fue atrás.

Eso nos satisface a los que creemos en la democracia.

Muchas gracias.
 
Lima, 15 de Setiembre de 2009