Noticias Destacadas

 

Ver Listado


tecnologías como base de la educación



21/10/2008


Propuesta. Psicóloga propone a docentes no considerar las tecnologías como base de la educación
Estrategia para navegar mejor
Plantea que Internet debe servir para renovar propuestas pedagógicas
Debe privilegiar la creatividad de alumnos y el trabajo en equipo
Humberto García Garrido
bgarcia@editoraperu.com

El uso de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) ha logrado un gran impacto en las currículas escolares, pero “lo importante es aprovechar las tecnologías para beneficio de la educación y no centrar la educación en las tecnologías”, precisa la psicóloga Frida Díaz Barriga, profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México.
“El objetivo es que las tecnologías estén dirigidas a promover el desarrollo y formar a los alumnos para la participación ciudadana”, agrega.
Díaz Barriga, quien fue expositora en un seminario internacional para docentes organizado por el grupo Santillana en Lima, dice que es un error considerar las tecnologías como centro del proceso educativo, pues una visión así conlleva a tener un criterio instrumentalista y tecnocrático, o creer que por el solo hecho de introducir las tecnologías en la escuela va a mejorar la calidad de la educación.
“De lo que se trata es pensar qué uso se le va a dar a la tecnología para fortalecer la educación”, señala la especialista mexicana.

Habilidades
Lo básico es que las tecnologías sirvan para acompañar un proceso de renovación pedagógica y ayuden a los alumnos a desarrollar su pensamiento, su creatividad y a que aprendan a trabajar en equipo, evitando que utilicen la internet para resolver sus tareas con el clásico “copiar y pegar”.
“Un mejor uso de las tecnologías es trabajar proyectos en equipos, que desarrollen en los alumnos la capacidad de pensar, reflexionar y responder las interrogantes que se plantean en una investigación, lo cual implica utilizar con criterio la información que nos brinda la tecnología, como es el caso de la internet”, precisa.
Una orientación de este tipo supone que la información obtenida de los sitios web o de otras fuentes debe ser discutida y analizada por los alumnos de tal manera que éstos formulen respuestas para los problemas que se han planteado. Esto sería un uso inteligente de las tecnologías.
Abordar así el uso de la red de redes, implica tener presente el concepto de la literacidad crítica que significa un consumo responsable de lo que se difunde a través de los sitios web “tomándolos con una mirada de reflexión y crítica y, especialmente, con un criterio axiológico para diferenciar los valores morales de los mensajes”, precisa Díaz.

Adiestramiento
Un factor clave, y esa es la conclusión a la que se está llegando en todos los sistemas educativos, es que primero se debe trabajar con los docentes las competencias tecnológicas, vistas desde el punto de la literacidad crítica.
A criterio de Díaz, una propuesta para un uso correcto de las tecnologías debe considerar una formación adecuada de los docentes, apoyada por personal técnico que además tenga una buena formación psicopedagógica que ayude y colabore con los docentes en el desarrollo de propuestas educativas innovadoras.

Generación de nativos digitales
Muchos se preguntan si los niños de hoy tienen una mayor habilidad para dominar las nuevas tecnologías, respecto a generaciones precedentes. Sobre el tema, la doctora Frida Díaz refiere que esto depende de los entornos en los que han nacido y crecido las personas.
“No es que los chicos de hoy sean más hábiles o más inteligentes o mejores que las generaciones pasadas, sino que éstos responden a contextos especiales que les permiten desarrollar habilidades para el uso de esas tecnologías que son propias de su entorno”, precisa.
A las generaciones anteriores a la Internet y de los otros logros tecnológicos, “nos cuesta –muchas veces- introducirnos en estas prácticas porque no crecimos ni estuvimos familiarizados con ellas como sí están los chicos de hoy”, agrega la especialista.
Por lo demás, Díaz señala que las generaciones anteriores son generaciones de inmigrantes tecnológicos, mientras que los niños y jóvenes son los nativos digitales porque su desarrollo responde a un entorno que les facilita el manejo de las tecnologías.

Prevención
En México y otros países ha dado buenos resultados la formación de talleres en los que especialistas orientan a los padres cómo promover en sus hijos el uso seguro de Internet, a través del apoyo y la supervisión.
Una de las primeras preguntas que se hace a los padres es: ¿Conocen los sitios de Internet que visitan sus hijos?
Díaz Barriga recalca sobre la necesidad que se desarrolle en niños y jóvenes un consumo ético y responsable de las tecnologías y los medios.
Aclara que Internet no es la única tecnología de comunicación, pues además están los teléfonos celulares, los videos, los sistemas de mensajería y la televisión interactiva en algunos países.
Otra de las estrategias es prevenir la adicción a las tecnologías, especialmente a la digital, lo que impone filtrar los sitios web que atenten contra la formación moral de los escolares.
Los niños no deben establecer contacto con desconocidos a través de los sitios de mensajes o chateo.

Frida Díaz Barriga es doctora en pedagogía, magíster en Psicología Educativa, actualmente profesora en la Universidad Nacional Autónoma de México.